Cambio climático


Científicos de todo el mundo llevan más de 15 años avisando de que nos estamos cargando el planeta; y, visto lo visto, parece que sea la primera noticia. Tras el revuelo mediático de las últimas semanas, todavía hay gente que no sabe bien qué es eso del cambio climático, pero sí intuye su negatividad. Y no es para broma. El consabido efecto invernadero hace que parte de la radiación que proviene del sol no escape al espacio y sea devuelta hacia la superficie de la tierra. Su causa: cierto tipo de gases (gases invernadero), sirven a modo de plástico y reflejan los rayos que nos llegan desde nuestra querida estrella.

Parte de esos gases tienen un origen natural y son necesarios para mantener la temperatura de la tierra a 15 ºC de media. Pero hace mucho tiempo que rebasamos las concentraciones idóneas y la esfera azul se recalienta con celeridad, originándose fuertes desequilibrios en el clima global.  Explicar esto es ladrar a la luna si quien escucha lleva por apellido Bush. El Presidente comenta que su Gobierno “no puede permitirse hacer nada respecto del calentamiento global”. El reciente Foro Económico Mundial de Davos ha puesto sobre aviso a los líderes de la economía mundial, quienes, por su parte, parecen más preocupados por los millones de dólares en pérdidas que por el bienestar de la Tierra (y, por tanto, nuestro). No es casualidad que Estados Unidos sea el mayor contaminador del mundo, como tampoco lo es que se oponga con insistencia a la toma de acuerdos internacionales.

La solución al acertijo se resume en: $.  Un ejemplo de la corruptela interesada es el caso de la compañía estadounidense ExxonMobil. Tal y como demuestra Union of Concerned Scientists con abundante información, la gigante empresa petrolífera y petroquímica, ha invertido cerca de 16 millones de dólares (12,3 millones de euros) entre 1998 y 2005 para confundir a la opinión pública y ocultar las evidencias científicas. Así se hace difícil.  Olas de calor, sequías e incendios, elevación del nivel del mar, grandes temporales…

No quiero contribuir a fomentar una histeria apocalíptica conjunta. El cambio climático es más que una realidad; se siente. Sin embargo, no es demasiado tarde. Solucionar la mayor crisis ambiental de la historia nos compete individual y colectivamente. O, por lo menos, en el caso de que nos interese conservar el sobrenombre de especie inteligente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s