Con la Iglesia hemos topado

[Artículo de opinión publicado en Diario de Noticias el 24 de junio de 2005 y reseñado en Diario de Navarra el 20 de julio de 2005]

Me gustaría hacer, aun a riesgo de redundar en el tema, ciertas apreciaciones respecto a la regulación de matrimonios entre homosexuales y la manifestación en su contra, que tuvo lugar el pasado 18 de junio. Hay muchas cosas con las que no estoy de acuerdo y tienen que ver tanto con el contenido como con la forma de plantear el asunto por parte de quienes no aprueban la moralidad del proyecto de ley. Los argumentos que esgrimen suenan algo desfasados si tenemos en cuenta que sería más adecuado hablar de “familias”, en plural, dada la diversidad de sus expresiones. No puede hoy en día hacerse referencia a “la familia” como si únicamente existiera un modelo tradicional y universal.

Si bien la unión natural de hombre y mujer ha estado presente en la historia del ser humano desde su origen, el modo en que se establecen relaciones de parentesco y afectividad alberga variedades que han encontrado y encuentran modificaciones con el tiempo. Prueba de ello es la gran cantidad de familias monoparentales (formadas por un solo progenitor) o los hogares constituidos por parejas del mismo del sexo que, con o sin hijos, cohabitan sin el amparo de la ley. El Derecho y el matrimonio, como instituciones jurídicas, tienen la obligación de regular la realidad, para fortalecer los vínculos entre personas y reforzar las sociedades humanas. Las familias existen por encima de toda regulación.

Si la unión civil no atañe directamente a la Iglesia Católica, no comprendo en qué consiste ese daño tan grave que afecta a las familias tradicionales, cuando se trata de ampliar un derecho en favor de quien no dispone de él, sin alterar de ningún modo la constitución de los matrimonios “clásicos”. Los ciudadanos que votaron al PSOE, por otra parte, sabían cuáles eran los objetivos del partido sobre la materia. ¿De qué gran mayoría de la población española están hablando entonces desde el Foro Español de la Familia?En torno a la manifestación de Madrid, diré que considero erróneo el sobrenombre otorgado al encuentro del sábado, “marcha a favor de la familia”, cuando fue en realidad una “marcha en contra del matrimonio entre homosexuales”. Los lemas también merecen un análisis: Dios es solidaridad. La familia sí importa, por la familia, por la libertad, se citó entre otros. ¿La libertad de quién?, me pregunto. La protesta, amparada en el derecho a manifestarse, centrada en negar otro derecho y repleta de niñas y niños que no sabían muy bien qué hacían allí, concluyó con la lectura de un manifiesto a cargo una periodista de la cadena COPE, que hizo uso de su posición para doblar, por arte de magia, el número de asistentes. Los organizadores insistieron en que se trataba de “una convocatoria abierta a toda la sociedad, transversal y sin ideología”, y respaldaron esa postura, animando a los participantes a corear lemas claramente dirigidos contra José Luis Rodríguez Zapatero. Genial.Cinco arzobispos, una quincena de obispos y varios miembros del PP, apoyaron al Foro de la Familia, dando, a través de sus desacertadas declaraciones, muestra inequívoca de que el problema no está en la utilización del término matrimonio, sino en una discriminación real hacia el colectivo de gays y lesbianas, entendiendo que no deben equipararse legalmente con el resto de personas a la hora de poder casarse.

Todo ello, coloreado con infinidad de banderas españolas que, dicho sea de paso, no sé qué función cumplían.

“>

Un comentario en “Con la Iglesia hemos topado

  1. Solo decir que estoy de acuerdo, pero supongo que no quiren que se vea afectado el término familia y menos aún matrimonio.. de hecho.. van a tener que cambiarlo de la R.A.E si no es que lo han hecho ya, porque hasta lo que se conoce siempre habla de hombre y mujer.
    En el momento que se concibe la unión de dos personas del mismo sexo como matrimonio, pierde todo su valor la difinición anterior y la importancia.
    Yo soy más antigua y la verdad es que no concibo un mundo en el que no hay apenas familias, donde se va cambiando de pareja y con los hijos rotando de casas, donde alquilas un vientre, los hijos solo tienen un padre o madre.. (hablo de lo voluntario no de lo que viene así y no hay más), donde ya no hay motivación por seguir nuestra naturaleza (si es sana) de embarazarse y ese hijo criarlo con un rol de madre y otro de padre. De verdad que no tengo NADA en contra de los homosexuales, pero de verdad no tengo claro que sea lo mejor para un bebe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s