27ª Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Pamplona

|

La Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Pamplona, en su 27ª edición, ofreció tres semanas (29 de septiembre-14 de octubre) al aficionado, curioso o coleccionista, reuniendo a 18 libreros provenientes de distintas ciudades. El coordinador de la feria, Kike Abárzuza (de la librería Irache), se mostró muy satisfecho con el trabajo de este año. [En la foto, curiosos ojean en un puesto, en el Paseo de Sarasate de Pamplona]

|

feria-libro-m.jpg LCB
|

Aunque el sector del libro está un poco en crisis hemos trabajado bastante bien, estamos contentos con los clientes que se han desplazado hasta el Paseo de Sarasate. La mayoría de los compañeros han vendido parecido a años anteriores aunque algunas casetas han incrementado sus ventas hasta un 3%”, afirmaba Abárzuza para Diario de Noticias.

Si bien los fines de semana reúnen la mayor cantidad de público, los mejores días para visitar la Feria son los más tranquilos, a saber, entre semana y a horas no muy concurridas.

No quiere decir que cuando haya más gente se venda más. Generalmente, el lector exigente o el coleccionista suele acercarse entre semana ya que está más tranquilo y puede hojear mejor los libros expuestos en los mostradores”, explica el coordinador de la feria, al Noticias.

Los ejemplares antiguos sobre historia de Navarra, Pamplona u otras localidades de la Comunidad y tomos por el estilo siguen siendo, año tras año, lo más demandado. Este tipo de ferias, todo un deleite para la vista, el tacto y el olfato (algún día lo explicaré con detalle) satisfacen tanto a quien busca libro actual, viejo o antiguo, como cómic o revista de la época de la castaña.

Un año más, acudí casi todos los días en un ávido intento por otear la totalidad del material allí dispuesto. Tenía algún ejemplar encargado previamente, de esos que sólo pueden encontrarse en mercados y ferias o a través de particulares. Invertí una ingente cantidad de dinero -cuya cifra prefiero reservarme- que valió, como siempre, la pena. Uno de los ejemplares más queridos y valorados de mi reciente acopio de “género” es un grueso tomo que dice así: Diccionario de la Real Academia Española Ilustrado. Data de 1927, está nuevo, y ocupa ahora un lugar privilegiado en uno de mis estantes reservados para volúmenes que huelen a siglos.

|

frontal-lilbro-antiguo.jpg LCB

Al fin de la Feria, y tras intensos días de gozo ratonil, en su mayor parte los acostumbrados solemos entonar en silencio un hasta pronto, un quizá volvamos a coincidir, los libros y yo, claro, en otra ciudad, bajo otro cielo, a lo largo de otro cortejo bibliofílico y algo deshilachado.

|

|

Algunos de los tomos que toqué emanaban el transfigurado y absorbente olor de un alma. Los sentí entre mis manos, con más de cuatrocientos años encima, y mi propia prédica, otra de mis expresiones de sensibilidad exasperada, se revolvió en pasional e impotente admiración. Yo también era excepcional en ese momento. Un objeto para el libro, un cuidador, que le arropaba con cariño; una mirada solemne, delatora de un pensamiento aislado: ¡qué bello eres sin saberlo!

Entonces, en ese instante, la chica que atendía el puesto tomó las riendas y dijo: “¿Lo vas a comprar?”. Sentí de pronto tener frente a mí la más humana concepción del deber, con tanta intensidad que casi me hizo daño. No tenía la posibilidad de salir corriendo, ejemplar en mano, como un prófugo fugitivo que corre en busca de su libertad, que huele de cerca el pino y la sal. Mucho menos la tenía de pagar el precio asignado. Un “trozo de mercado” recluido por el tiempo en el vasto encanto de las viejas bibliotecas eclesiales.

De un relato propio

4 comentarios en “27ª Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Pamplona

  1. Me sorprende todo lo que sabes y has leido para ser tan joven, te felicito. Ademas de saber mucho creo que eres buena persona y tiens mucha imaginacion. Tiene que impresionar ver tu blibioteca ¿cuantos libros tienes? Bueno un saludo y gracias. Saludos desde Nueva York.

  2. Cuando todo son elogios, solo cabe ser agradecido y confiar en que se merezcan.

    Mi biblioteca impresiona, agrada e inquieta. Según los ojos que la acaricien. Algunas personas son atraídas hacia ella, engullidas por ella, y duermen por siempre bajo los efluvios hipnóticos que emanan de las páginas, y páginas, y más páginas…

    Otras personas se sienten agredidas por tanto tomo. Desconfían de alguien con tantos libros. Les resulta caótico vivir entre libros y prefieren mantenerse en una cauta distancia, en la retaguardia. “No puede ser bueno leer tanto”, me han llegado a decir. Ellos, los libros, piensan que esas personas no merecen confianza. Algunas no han vuelto.

    Las reacciones son variadas, como los autores y los textos que pueblan mi morada.

    Cada cierto tiempo procuro reordenar mi amasijo vibrante y expansivo en un intento (siempre fracasado) de poner normas a lo que simplemente ha de ser. Ahora mismo me encuentro en uno de esos momentos. Quizá el más exhaustivo de los procesos hasta la fecha.

    Pretendo incluir toda mi colección en un programa de ordenador para bibliotecarios que ya he conseguido. Catalogaré, uno por uno, todos los volúmenes. Ha llegado un punto en el que pierdo la cuenta. Y cada vez me cuesta más localizar el ejemplar que demando.

    Autor, fecha, editorial, materia, género… Una labor ímproba, que ha tenido fecha de inicio, pero sólo los dioses saben si existe la de finalización.

    Por el momento, respondiendo a tu pregunta, llevo introducidos en la base de datos un total de 2.437 libros, que esperan ser clasificados. Y me quedan todavía bastantes.

    Suerte que me gusta revolver, tocarlos, moverlos. Me gustan las bibliotecas vivas. Y pasar horas seguidas ojeando los ejemplares, descubriendo pequeños detalles que reservan solo para el curioso.

    Un saludo para Nueva York, y toda la gente que me sigue desde allí.

  3. Wow! eso si que es una buena biblioteca personal y lo demas son tonterias. yo tengo solo 28 libros y me da pena decirlo. Pensaba que me gustaba leer hasta que e visto que al lado de personas como tu no soy nada. Tendras que contratar alguien para que te ayude con la clasificacion. Saludos.

  4. Coincido contigo, NYlatino_arte, en la sorpresa ante tan grande hambre de lectura. A mí me pasa que cuando me comparo con voraces lectores como Luis, me doy cuenta de que, en realidad, no he leído nada (bueno, muy poco).

    Por lo que dices, a tí te ocurre algo parecido: “Pensaba que me gustaba leer hasta que e visto que al lado de personas como tu no soy nada.” En todo caso, afirmar que no eres nada no es verdad, aunque supongo que no lo dices en sentido literal.

    Opino que leer puede ampliar mucho nuestros horizontes mentales, además de hacernos gozar como niños, por lo poco que he experimentado. Hay lecturas que me han dejado una impresión muy profunda y sé que hay muchas todavía que me esperan y que cambiarán mi vida.

    Os habéis parado a pensar alguna vez la cantidad de libros que han sido escritos en la historia. A veces me siento inquieto porque me gustaría leer todos, pese a que, al mismo tiempo, soy consciente de que es imposible aun leyendo como Luis.

    Problemas que me llevan a leer poco o que no me permiten leer tanto como me gustaría: mi baja velocidad de lectura, la falta de concentración intensa durante la lectura, así como la falta de constancia. Yo tendré que empezar por ahí si de verdad quiero leer más. Creo que merece la pena.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s