La lectura, seña de identidad europea (Carta del Proyecto Fahrenheit 451 al Parlamento Europeo)

 |

Me sirvo de este espacio para apoyar una causa literaria. Los amigos de Escuela de Escritores, se han puesto en contacto conmigo para solicitar apoyo, con motivo de una nueva apuesta del Proyecto Fahrenheit 451 (Las personas libro).

En esta ocasión, os invito también a vosotros/as a firmar la carta que se presentará en febrero ante el Parlamento Europeo, con el objetivo de que se reconozca la lectura como seña de identidad europea.

|

|

Antonio Rodríguez Menéndez, que participa en el proyecto y pertenece a la Escuela, nos comenta lo siguiente:

Proponemos al Parlamento Europeo, en el que está representada la soberanía de todas las personas que habitamos nuestra vieja y nueva Europa, que elija libremente la lectura como la seña de identidad de la Europa que queremos hacer entre todos”.

La carta, que reproduzco a continuación, podéis firmarla aquí. Suerte a todos ellos.

|

LA LECTURA, SEÑA DE IDENTIDAD EUROPEA

CARTA DE LOS ESCRITORES, MAESTROS, BIBLIOTECARIOS Y RESPONSABLES DE CULTURA EUROPEOS ACERCA DE LOS LIBROS Y LA LECTURA

En el territorio ocupado a través de los años por la Europa que todos estamos construyendo, ha habido monjes que elaboraban bellísimos manuscritos; poderes que quemaban los libros; personas e instituciones que ayudaban y premiaban a escritores; maestros y poetas asesinados; bibliotecas destruidas por la barbarie y la intolerancia; una persona llamada Gutenberg; una niña, de nombre Anna Frank.

Todo esto es la demostración de que nuestra historia se puede recorrer, y crear, a través de los libros; no sólo a través de las guerras.

Por ello, porque no queremos que nuestra historia se vuelva a hacer con guerras; porque somos conscientes de que los libros no son patrimonio exclusivo de nadie, sino que son lo que une a todos los pueblos y culturas, a todos los tiempos y personas; porque la lectura nos define y muestra nuestra voluntad de encuentro con los demás seres humanos y lo que les acontece en sus pensamientos y vidas; porque hoy día, nadie puede vivir con dignidad humana sin la lectura, ya que es la clave para que la persona sea humana, más humana incluso… por todo ello es por lo que las personas e instituciones que firmamos este escrito lo presentamos ante el Parlamento Europeo: para mostrar así, ante el mundo entero, que tenemos voluntad de construir un futuro más humano.

Proponemos al Parlamento Europeo, en el que está representada la soberanía de todas las personas que habitamos nuestra vieja y nueva Europa, que elija libremente la lectura como la seña de identidad de la Europa que queremos hacer entre todos; por la sencilla razón de que es un bien del que nadie puede prescindir, incluso un derecho humano, aunque no venga escrito expresamente en la Declaración Universal.

Que la seña que elegimos para que nos identifique, y con la que identificarnos no sea algo exclusivo de nuestra historia, sino un gesto abierto y siempre por hacer es algo que valoramos. Que, por desgracia, la lectura todavía sea un derecho perseguido garantiza la humanidad de nuestra elección. Que sea una acción sencilla, que se puede hacer en intimidad o en público, muestra la actitud con la que miramos al futuro: sin héroes ni hazañas. Que en la lectura siempre encontremos pensamientos que nos animan a vivir, dolores comunes, sentimientos compartidos por personas muy diferentes, detalles reveladores, razonamientos que pueden cambiar el sentido de nuestro manera de pensar y vivir el mundo, y, sobre todo, muchos silencios cargados de vida, todo ello nos hace pensar que la lectura, quizá, sea un buen camino para llegar a los otros (personas, países, culturas… ).

2 comentarios en “La lectura, seña de identidad europea (Carta del Proyecto Fahrenheit 451 al Parlamento Europeo)

  1. Hola Viole,

    Qué difícil se me hace contestarte. Si tuviese que ser yo un libro… no me gustaría ser un best-seller. No me encuentro del todo cómodo entre tanta gente.

    Posiblemente, en caso de ser un libro, no pudiese elegir qué libro ser, así como no podemos elegir tampoco si nacer hombres, mujeres, de este o aquél país.

    En caso de poder optar, me gustaría, por ejemplo, ser un libro no muy extenso pero sí intenso, que fuese uno y muchos a la vez, ni ficción ni ensayo, en el que todos mis lectores encontrasen un reflejo de su vida y obra humana, de sus ilusiones y sus miserias, una condensación de magníficos pensamientos…

    En caso de poder optar me gustaría ser, por ejemplo, Werther.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s