Esa nueva ultraderecha

|

[Artículo de opinión publicado en Diario de Noticias, el 13 de enero 2006, así como en El País]

|

Les confieso que siento miedo. Miren que no me tocó escapar de mi tierra en tiempos franquistas. Tampoco incineraron vivo a ningún familiar o asfixiaron a seres queridos en cámaras de gas por ser judíos. No me tocó vivir esa parte de la historia. Una historia demasiado reciente como para sentir indiferencia cuando un memo neo-nazi analfabeto y sin corazón exhibe con orgullo la esvástica que lleva bordada en la manga de su cazadora, en recuerdo de un demoníaco Tercer Reich, el más despiadado de los genocidios.

Estoy hablando de los jóvenes herederos de unos ideales desfasados, de unas creencias abominables. Me refiero a quienes alaban la figura de Franco, vitorean a Hitler y centran su atención en tratar de combatir todo supuesto peligro para la patria, la justicia y Dios. Quienes, en cada ciudad, planean actividades empapadas de rencor para restaurar el bien de la nación. Suponen la expresión más agresiva del fascismo y se esconden tras asociaciones juveniles, partidos políticos o grupos hinchas de equipos de fútbol. Odian a los inmigrantes, homosexuales, vagabundos, izquierdistas, pensadores liberales y, en general, a quien consideran un ser inferior. Obnubilados por la sinrazón, idolatran a los dictadores más temidos, coronan al Ku Klux Klan como organización heroica y condenan todo pensamiento ajeno a sus dogmas.

No temen recurrir a la violencia, haciendo alarde de su supuesta condición aria, para saciar la sed de venganza por tanto daño hecho a una patria que no han conocido. Son marionetas; sus hilos los mueven tipos talludos, algo más inteligentes y cuya demencia les empuja a reclutar “soldados” que liberen a esa España querida de la escoria que infesta su geografía. A mi juicio, no saben lo que hacen. Individuos acomplejados y cobardes, paletos mequetrefes que temen a un peligro que no es real, odian por que no han sido educados en el arte de amar y permanecen anclados a un pasado que no les corresponde, pero siempre consideran mejor.

Y siento miedo cuando les veo agitar esas banderas preconstitucionales, águila imperial incluida, maldiciendo la democracia, gritando “negros fuera”. El terror recorre mi cuerpo con la noticia de que han prendido fuego a un indigente cuya falta había sido dormir esa noche en aquel banco. Me entra pánico cuando leo que apuñalan y matan a un chaval por tener una novia sudamericana. Es la lacra que hoy se nos viene encima. Un mal que se extiende por muchos países y encuentra adeptos entre los que menos tienen que perder. La caja de Pandora se ha abierto definitivamente y aloja en su interior a estas personas vacuas, carente de respeto por la vida, crecientes en aversión al prójimo conforme la sociedad gana en tolerancia. Maniquíes de corta edad que encarnan la más violenta involución social. Siento miedo por el devenir de la humanidad, si cada vez más adolescentes engordan las filas de esa extrema derecha recalcitrante, que no entiende de igualdad, no acepta y quiere imponer.

Mientras tanto seguiré soñando con un mundo mejor, un lugar en el que las banderas hayan perdido importancia y la cultura, la política, el capital o las creencias no impidan a los pueblos convivir y asentar la buena voluntad, la limpia conciencia y el sentido común en sus vidas.

|

5 comentarios en “Esa nueva ultraderecha

  1. Señor Cortés, una de las tardes más tremendas de mi vida… sucedió cuando me encontraba con un amigo en una terraza. Nos estábamos haciendo amigos. Él me ayudaba mucho con mi proceso terapéutico. Se ocupa de la relajación y recolocación física de mi espalda. Coincidíamos en esos intereses y en algún otro… Yo me presumía abierta pero cuando choqué frontalmente con su ideología, la ideología los que creen que existe una supremacía del individuo frente a otros individuos, la ”ideología” que cree en la guerra, en el control, en la violencia… me quedé sin saber qué hacer. Él me gustaba por muchas cosas. De hecho por esas cosas me seguirá gustando siempre. Sé que me sentía como una amiga. Pero no pude seguir tomándome cafés con él, sabiendo que era así como pensaba. No era joven. Más imperdonable aún.

    Tampoco era algo que pudiésemos apartar de nuestra relación, de nuestras conversaciones. Lo llevaba dentro y se le disparaba una y otra vez…

    Buen mediodía. Hoy aquí me he acordado de él. Sentía tristeza. Me la dio.

  2. Hola Luis- >

    Increíble cómo se expande la falta de tolerancia hacia el otro/ Prójimo (pero cada vez más ajeno a cada Ego…)-

    En fin , me hace recordar a esa máxima de tolerancia iluminista /creo que era de Voltaire/ que decía:

    “No comparto tu opinión pero daría mi vida por tus ideas”.-

    Gracias por publicar este inestimable post;

    Aquileana ;)

  3. Claro Aquileana, de eso se trata.

    En el fondo, parece que el mismo mal se halle enraizado en todas las manifestaciones de violencia y represión del prójimo: el miedo.

    El radicalismo tiene algo de desesperado.

    Salud amiga.

  4. Me parece un muy buen articulo, creo que faltan mas opiniones de ese tipo en prensa, que lleguen hasta muchisimas personas, y sea capaz de informas o incluso abrir los ojos a las lectoras/es de los periodicos.

    Un saludo.

  5. La verdad es que nunca he llegado a entender, ni nunca llegaré a entender, el porqué de ese comportamiento. Es el desprecio al diferente, por lo tanto, el desprecio a una vida mejor. Las diferencias hacen de esta vida algo más agradable a pesar de lo desgraciada que es la misma. Realmente no es nada más que una tontería que han convertido en sus actos. Pegan a los negros y los desprecian, y es simplemente un rasgo físico. Qué pensarían si se descubriera un nuevo grupo que pega a los que tienen el pelo rubio? estoy segura de que creerían que es absurdo, sin darse cuenta que ellos hacen exactamente lo mismo. Han llegado a extremos, y nadie nunca podrá sacarlos de allí. Así que no podemos hacer absolutamente nada, solo esperar a que los encarcelen en sus propios pensamientos hasta su muerte.

    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s