Diversión homicida

[Artículo de opinión publicado en Diario de Noticias, el 27 de diciembre de 2005]

A veces siento miedo del género humano. Una de esas veces fue el otro día, cuando leí en prensa la noticia de que tres jóvenes habían acabado con la vida de una indigente que pernoctaba en un cajero automático de la barcelonesa calle Guillermo Tell. María Rosario, se llamaba. Tenía cincuenta años. Y su error fue encontrarse en ese lugar, al refugio del frío que las últimas madrugadas helaba el aliento a cualquiera. Cinco grados de temperatura y tres corazones inertes, más que congelados, salían de fiesta.

El reloj marcaba la una y los sádicos verdugos entraron en acción. Golpes e insultos fueron los componentes de su peculiar carta de bienvenida. La mujer, maltrecha, logró cerrar la puerta por dentro, aprovechando que los chicos -dos de dieciocho años y un tercero de dieciséis- decidieron retirarse después de protagonizar el emocionante episodio. Pero la tortura de María Rosario, una “sintecho”, una persona al fin y al cabo, carente de hogar y de cariño, no había sino dado comienzo. Por lo visto existían mejores planes para esa noche.

No bastaba dejarlo en un “susto”. Conque tres horas después, culminaron el crimen empapando el ropaje de la víctima con disolvente químico altamente inflamable. El menor de edad del grupo llamó a la puerta del cajero, simulando que necesitaba utilizar el dispensador electrónico de dinero. Su “objetivo” estaba despistado y no reconoció al chaval como uno de los despiadados agresores. El resto, es fácilmente deducible. Los vecinos alertaron a los servicios de urgencia al ver las llamas humeantes. María Rosario murió seis horas más tarde a causa de los golpes y las graves quemaduras. Como único testigo, la filmación de seguridad que delataría a los cobardes homicidas.

No puedo siquiera abarcar, con mi humano entendimiento, qué clase de razones pueden conducir a alguien a cometer un acto tan cruel que cuesta creerlo; se me antoja irrisorio dar con la lógica que se esconde tras el cerebro de quien consuma semejante atrocidad. Desconozco de qué hay que estar hecho para quemar viva a una persona. Y el terror más gélido invade todo mi ser cuando leo la declaración del intendente de los Mossos d’Esquadra, quien, en una investigación inicial del caso, apunta a que los jóvenes cometieron el asesinato “quizá con el único ánimo de divertirse”.|

2 comentarios en “Diversión homicida

  1. Amigo Luis, algo se nos escapa, importante pregunta la que te haces (nos hacemos) ¿qué clases de razones..?, Descartemos de entrada el término razón;éste no ha lugar en esos comportamientos impregnados del mal en todas sus manifestaciones, entendiendo el mal como ausencia del bien, de la ética, de la moral.
    Pero no olvidemos que esos individuos “homicidas” forman parte del trinomio hombre-sociedad-especie y que nuestra sociedad tendrá seguramente alguna responsabilidad en los hechos que lamentablemente ocurren con mayor frecuencia e intensidad.
    Hace años que estoy firmemente convencido de que hemos creado un monstruo social, de que el control de la realidad se nos escapa, consecuencia de la pérdida de referentes morales válidos y de la educación de nuestros hijos en su más puro sentido aristotélico.
    Pero finalmente, hay algo más grave que el hecho de quemar vivo a alguien, algo que a mi me horroriza mucho más y es la pasividad de mucha gente ante estos hechos y la ineficaz reinserción-reeducación de estos jóvenes, quizás como consecuencia de la ausencia del ius puniendi.
    Debemos reflexionar mucho sobre las actuaciones del mal, del que yo no tengo ninguna duda respecto a su existencia, otra cuestión sería su definición y análisis.

    Yosef
    Rara avis in terris..

  2. Desgraciadamente, el mal, se puede definir y analizar facilmente. Demasiado fácil y simplemente.
    Estoy de acuerdo con Yosef que la pérdida de referentes morales válidos está creando un monstruo social. O mejor dicho: una sociedad monstruosa.
    Pero somos pocos los que parecemos notarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s